10 de octubre de 2014

Es común desear desde pequeños ser policía, bombero, cantante...



Experiencia de estudiante en el TSPR

  El sábado, 4 de octubre de 2014 tuve la oportunidad de visitar el Tribunal Supremo de Puerto Rico junto a mis compañeros de Enlace y líderes de este programa. Nunca en mi vida llegué a imaginar que algún día iba a tener la dicha de estar en ese lugar tan importante en Puerto Rico ni que estaría en el mismo salón que la honorable jueza presidenta Liana Fiol Matta y el honorable juez asociado Luis F. Estrella. Es escalofriante cómo la vida siempre tiene hermosas sorpresas guardadas. Nunca me imaginé que tendría la dicha de experimentar y formar pequeños recuerdos y memorias que perdurarán para siempre.

   Añado que es increíble como la vida da tantas vueltas y nunca sabemos dónde uno va a parar al fin. Es común desear desde pequeños ser policía, bombero, cantante, maestra, estilista, entre otras carreras. Nunca se sabe al cien por ciento qué se va a terminar siendo, pero sí existe alguna idea de las aspiraciones a causa de nuestras personalidades y habilidades. Aún así, la vida da tantas vueltas que es común que uno pueda terminar en un lugar completamente distinto al que uno tenía planeado al principio de nuestra vida.
   
   Un vivo ejemplo de lo anterior es la jueza presidenta del Tribunal Supremo. Ella decidió encaminarse en el estudio del Derecho. Sin embargo, a principios de sus estudios, comenzó estudios en ciencias naturales y química. Luego de un tiempo se transfirió a estudiar literatura inglesa, ya que –como comentó– la química no era para ella. Después de haber culminado su bachillerato en esta área, surge de la conversación que no tenía certeza sobre qué hacer luego de culminar su bachillerato. La jueza nos relató que ella luego tomó un examen de aptitud vocacional para ver qué podía hacer luego de culminar su bachillerato. El resultado arrojó el ser abogada o escritora. Cuando vio sus resultados se cuestionó de qué podía escribir si se dedicaba a escritora. No obstante, decidió darle una oportunidad a la abogacía. Una vez solicitó y entró, se percató de que adoró el estudio del derecho y prosiguió hasta ser jueza.


  Esta vivencia nos relata que la vida no está escrita en piedra. Siempre habrá momentos en los que uno piensa y se pregunta las razones de los porvenires, sin saber que estas etapas son claves para la formación de la vida.

   Enlace con Escuelas Públicas es, sin duda, una de las mejores experiencias de la que he podido formar parte. Cuando solicité participar de dicho programa, no sabía –ni me imaginé– que este iba a superar todas mis expectativas. Yo estaba consciente de que el Derecho era amplio, pero no  sabía que tanto (como he descubierto durante mi participación en este programa). Siempre imaginé que las leyes o los derechos se reflejaban en un grupo de personas litigando o discutiendo un caso en una corte, pero he aprendido que no necesariamente es así; es mucho más allá de lo que vemos. Las leyes –y el Derecho– son una herramienta para nuestra sociedad. Como dice Henri Lacordaire: “[L]a libertad es el derecho de hacer lo que no perjudica a los demás”.

-Narmarie Morales
Participante de Enlace otoño 2014

0 comentarios:

Publicar un comentario