6 de abril de 2015

Reseña de Taller de Procesos Legislativos y Participación Ciudadana

Reseña de Taller de Procesos Legislativos y Participación Ciudadana
(Lcda. Verónica Vélez): Sábado, 21 de marzo de 2015

Por: María de los Ángeles Robles Sellés

Durante el taller de Procesos Legislativos y Participación Ciudadana, dirigido por la Lcda. Verónica Vélez, profundizamos sobre el procedimiento de crear o enmendar leyes.  Aprendimos que siempre debe haber representación de la minoría y que el proceso de aprobar leyes puede ser tan largo como corto; todo depende los arreglos y/o sugerencias de cada representante y/o senadores y de los acuerdos entre ambos cuerpos legislativos. 
Fue un taller sumamente divertido y lleno de información.

Luego de discutir y aclarar dudas sobre el proceso, empezamos nuestra dinámica. Nos dividieron en grupos y nos dieron la tarea de leer y enmendar un proyecto de ley sobre la venganza pornográfica (Revenge Porn).  Luego, comenzaron las negociaciones en “comités de conferencia” y discutimos sobre lo que nos parecía más correcto, persuadiendo al otro grupo. Luego informamos a todos cuáles fueron nuestros acuerdos.

Internamente, como grupo (en mi caso), la comunicación fue fluida con un poco de discusión a la hora de redactar, pero lo demás fue excelente.  A la hora de exponer lo que creíamos más correcto ante el otro grupo, empezó la controversia, positivamente.  Fueron los diez minutos más largos de mi vida, porque no llegábamos a casi nada, fue cuando nos dimos cuenta de que cada grupo tenía versiones distintas del proyecto: unos tenían una información que a otras nos faltaba y viceversa.  Y no fue hasta ese punto donde visualizamos más de cerca por lo que pasan los legisladores(as) cuando tienen proyectos de ley ante su consideración, los cuales tienen que revisar y aprobar luego de llegar a acuerdos. 


Sin lugar a dudas, la dinámica fue sumamente interesante. Pudimos integrar los conocimientos adquiridos a lo largo de estas últimas semanas participando de este Programa de Talleres Sabatinos. ¡Seguimos!